Instituto San José de Cañete despidió a nueva generación de cuarto medio

Inicio / Noticias / Instituto San José de Cañete despidió a nueva generación de cuarto medio

La comunidad educativa del Colegio Instituto San José de Cañete despidió con emoción a una nueva generación de estudiantes de cuarto año medio.

En primer lugar, se celebró la Eucaristía e hito de envío, presididos por el capellán sacerdote Óscar García, quien invitó a los jóvenes a crecer íntegramente, tanto en el plano intelectual como en los valores desprendidos de la fe. “Conforme a la fe de cada uno, al tratar de hacer lo bueno en bien de los demás, Jesús se auto dignifica en el rostro de cada uno de sus hermanos. Cada uno es un ser único e irrepetible con valores extraordinarios. A veces, cuando uno es adolescente, se deja llevar y no tiene el tiempo de reconocer lo que uno es o los valores que tiene, para seguir potenciándose y servir a los demás. Al avanzar los desafíos cada vez son mayores, pero ustedes tienen las armas, los dones y los talentos para no desfallecer o bajar los brazos frente a las dificultades”.

En la santa misa, los estudiantes recibieron el signo de la cruz de envío, para luego abandonar la capilla junto a sus familiares y hacer ingreso al gimnasio, donde se llevó a cabo la ceremonia de licenciatura.

El colegio distinguió a los estudiantes que se destacaron en distintos ámbitos, reconociendo su compañerismo y rendimiento académico, por mencionar algunos logros. Luego los alumnos y alumnas subieron al escenario, para recibir su licencia de manos del profesor jefe, entregarla a sus padres y luego firmar el libro de egreso.

La alumna Catalina Gallardo Díaz fue la encargada de pronunciar las palabras de despedida, haciendo un recorrido por su historia en el Instituto, desde las tías que los recibieron y que les hicieron sentir que no estaban solos hasta quienes los acompañaron en la enseñanza media: profesores y auxiliares, padres y familias.

El último momento fue la ceremonia de la luz, signo que compartieron con sus compañeros que inician su formación en el colegio, para salir del gimnasio tomados de la mano, mientras de fondo sonaba el timbre que esta vez marcó el término definitivo de una etapa educativa.

Comunicaciones, Colegios del Arzobispado de la Santísima Concepción